La sal de cocina o cloruro de sodio tiene muchos más usos de los que crees además del culinario, pues se puede usar tanto en la limpieza del hogar, en el cuidado de la ropa como así también para proteger a tus plantas. Por lo tanto, presta atención y toma nota de estos interesantes consejos sobre los usos prácticos de la sal.

Sal para el cuidado de las prendas y el calzado

La sal común es ideal para quitar las manchas de infinidad de productos, entre ellos, el óxido, pues simplemente basta con que mezcles un poco de sal con zumo de limón y humedezcas la zona manchada; deja secar muy bien al sol y luego lávala como haces en forma habitual.

También te servirá en el caso de tener que limpiar manchas de vino tinto: si aplicas rápidamente un poco de sal sobre la mancha y luego enjuagas, verás como la prenda queda impecable y como nueva.

Si notas que el clima está muy frío y luego de lavar la ropa quieres secarla en el exterior, echa un poco de sal en el agua del último enjuague así la ropa no se congelará ni se cubrirá de escarcha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *